LA TERAPIA ONLINE Y SUS PECULIARIDADES

14/Mayo/2020 LA TERAPIA ONLINE Y SUS PECULIARIDADES

Judit Parejo


La terapia online surge de la necesidad concreta y específica de la persona que solicita tratamiento, y/o de lo de la terapeuta por no encontrarse en el mismo lugar de residencia o por no poder acudir presencialmente el despacho del o de la terapeuta. 

La terapia online puede definirse como la vía única para ese proceso de terapia (para personas que residen fuera de España, o no disponen en su localidad de acceso a una terapia presencial) o puede ser un recurso puntual, para salvar las dificultades en un periodo concreto (baja por enfermedad, cambio de domicilio, baja de maternidad/paternidad...), con el objetivo de retomar el contacto presencial más adelante y así garantizar la continuidad del proceso terapéutico. 

CONDICIONES NECESARIAS o "ENCUADRE": 
Para garantizar el buen funcionamiento de la terapia, se deben cumplir unas condiciones mínimas indispensables para poder llevarse a cabo. 

     -  Lugar y condiciones físicas: el o la paciente deben asegurarse un espacio "seguro", tal cual ofrecemos en nuestro despacho como terapeutas. Sin interrupciones, y confortable. Una habitación a parte, donde sentirse con intimidad. 

     - El ordenador como un espacio transicional que media entre las realidades de analista y paciente, debe ser un elemento que soporte esta situación sin interrupciones (buen funcionamiento, buena conexión a internet).

La frecuencia y el horario al igual que en las terapias presenciales, será prefijado por terapeuta y paciente con una continuidad semanal de una hora como máximo.

Para el inicio de una terapia de forma online se recomienda hacer una evaluación de tres sesiones previas, y así determinar si este medio es adecuado para la persona.

En caso de ser una opción puntual, el vínculo y relación terapéutica garantizarán el buen funcionamiento de la terapia online, dando soporte y solidez a esta opción.

FUNCIONAMIENTO: 
En la terapia presencial los elementos no verbales (voz, postura, gestos..  así como el olor, las texturas) enriquecen la experiencia terapéutica, y la propia presencia el cuerpo del otro, ofrece una sensación de seguridad cercanía. Renunciamos a esta parte en la alternativa virtual, sin embargo la conexión no es menos reconfortante o cercana, sino limitada. 

Las palabras cobrarán una mayor relevancia, el discurso y las interpretaciones el material verbal serán una de las vías principales del trabajo terapéutico, pero la predisposición del o de la terapeuta para "acercarse", para comprender estas palabras, serán la clave para sentirse conectados  uno/a  y otro/a y rellenar la huecos que la presencia física deja.

Una ventaja de la terapia online, y una suerte para el analista, es poder adentrarse un poquito más en el mundo íntimo de la persona. En "su espacio", una oportunidad de descubrimiento difícilmente alcanzable el despacho propio. 

Con esto,  proponemos la terapia presencial como primera opción, sin embargo,  valorar la terapia online como un recurso muy valioso y muy potente para el cambio te la persona. A veces el único, y realmente interesante y eficaz para la comprensión profunda de la persona en la distancia.