SILENCIO COMO HUELLA DEL TRAUMA PSÍQUICO

10/Mayo/2021 SILENCIO COMO HUELLA DEL TRAUMA PSÍQUICO

Esther García

🔹Cuando nacemos somos seres indefensos, desvalidos, dependemos irremediablemente de nuestras figuras más cercanas. 

🔹Es por eso, que venimos al mundo predispuestos a vincularnos, ya que es la única manera posible de que podamos sobrevivir. 

🔹Sin embargo, favorecer el apego, la cercanía a unos otros significativos, implica que sesguemos la información entrante a  nuestra conciencia, escindiendo de nuestra memoria explícita cualquier material que ponga en peligro el vínculo. 

🔹De esta manera, cuando somos pequeños reprimimos emociones que nos informan de situaciones que son dañinas y perjudiciales para nosotros, ya que ser conscientes nos empujaría a actuar en consecuencia. 

🔹Por ejemplo, ante un abuso sexual por parte de una figura paterna, de pequeños transformamos la emoción de rabia que nos llevaría a alejarnos y a generar rechazo por esa figura, por la emoción de culpa, emoción que está al servicio del vínculo y que nos permitiría poder mantener la cercanía. 

🔹Este proceso, no sólo se activaría ante eventos tan extremos, sino que estaría presente ante cualquier situación donde mi pertenencia con los demás pudiera entrar en riesgo.

🔹Es decir, podría reprimir un enfado ante una amiga que me está tratando mal, si eso conlleva poderme quedar sola. 

🔹Este procedimiento sucede a  través de nuestro sistema de defensa, que es el encargado de silenciar y enterrar en los sótanos de nuestros inconsciente, cualquier material que de pequeños atente contra la vinculación. 

🔹Sin embargo, toda experiencia vivida marcada de dolor seguirá presente en nosotros de algún modo y se intentará hacer visible mediante pesadillas, pensamientos intrusivos, ansiedad o dificultades de atención entre otros. 

🔹Esto es lo que se conoce como trauma psíquico, la herida derivada de tener que silenciar ciertas experiencias dolorosas para conseguir proteger la vinculación.